jueves, febrero 23, 2006

EL PRI ESTA CADA VEZ MAS HUNDIDO

Por Ricardo Rocha

Peor imposible. Y es que pocas veces en tan corto tiempo pueden atestiguarse tanta maldad, tanta bajeza, tanta estulticia, tanta vulgaridad, tanta ruindad y... tanta torpeza.

El PRI está cada vez más hundido. Antes irritaba, ahora da lástima. Si dicen que el escándalo ratonil de Montiel le costó catorce puntos -bueno, Madrazo también ha puesto de su parte- en su caída vertical en las encuestas, la conversación entre el gobernador Marín y el textilero Nacif le dará la puntilla con tres o cuatro más abajo. De ésta, ya no se levantan.

La cobarde negociación telefónica entre el gobernador priísta de Puebla y el presunto pederasta para encarcelar y violar a la periodista Lydia Cacho se ha convertido en un clásico. Es ya un ejemplo vergonzoso de lo peor de dos mundos: de un lado, la sevicia arrogante del poder del dinero; del otro la miseria lacayuna y pedestre del poder político que intenta morder a la presa que el amo ha señalado. Mas allá de la infamia. Ha sido necesario apretar las tripas y contener la náusea para poder escuchar al insignificante señor Marín -ahora deshonra de su estado- y al vociferante señor Nacif, hace no mucho distinguido como empresario ejemplar por el mismísimo presidente Fox, cuando llegó a medrar a Chiapas y en paquete contrató al gobernador Salazar como su vocero y agente de bienes raíces.

Lo grave para el PRI es que Mario Marín lo jala cada día más hacia el fondo del miasma que ha generado. Y es que al cinismo suelen acudir los delincuentes. Normalmente como dice el gran Woody: robó, huyó y lo pescaron; luego uno supone que el sujeto en cuestión se avergüenza y tal vez hasta llega a arrepentirse. Pero se dan casos como el del gobernador poblano, que es pillado con las manos en la masa -o en la cinta, que para el caso es lo mismo- y la reacción es aberrante. Cuando se dan a conocer las grabaciones del oprobio no reacciona jamás como inocente y se limita a balbucear que él no leía chismes. Pero 36 horas después lo piensa bien y se atreve a rechazar que sea su voz la que se escucha con toda claridad, aunque también con toda turbiedad. Y ante los reclamos que exigen su renuncia y un juicio político argumenta con los límites de su elemental raciocinio que "la época de los Reyes Magos ya pasaron" (sic), que "eso es un sueño guajiro" y que se queda en el cargo. Luego, sus apoyadores como Madrazo, Jackson y Chuayffet aparecieron como el resto de la pandilla de cadeneros dispuestos a todo con su víctima. El propio candidato priísta -pasmado como está por el fracaso de su campaña- se tardó un siglo en deslindarse de su incondicional y ahora que lo hizo ya es demasiado tarde.

El único que podría hacer algo para controlar los daños y contener la debacle es el propio Mario Marín. Pero carece de dignidad para renunciar e insiste en proseguir con un gobierno para el cual ya está impedido moralmente y que será una desgracia que francamente no se merecen los poblanos.

Pero el caso no puede quedarse así. Como me dice el eminente jurista don Raúl Carrancá y Rivas, existen todos los elementos de técnica jurídica para indagar y avanzar tanto en el juicio político como en el procedimiento penal. Porque no se nos puede olvidar que "papá Marín" atropelló la ley, consignó, presionó y accionó en perjuicio de Lydia para secuestrarla en Cancún, traerla a Puebla, encarcelarla y admitir que la violaran en prisión. Del otro lado de la línea hay también todo un pantano que drenar y pueden salir un montón de cadáveres putrefactos: tal vez no sea el único favor que Marín le hizo al "Rey de la Mezclilla" para encarcelar arbitrariamente a quienes lo enfrentaron y denunciaron en su larga trayectoria de trácalas y abusos; hay que indagar el encarcelamiento del líder de derechos humanos Martín Barrios que lo exhibe en un libro en el que narra la explotación inhumana a que ha sometido durante años a miles de trabajadores en sus plantas de maquila; hay que rascarle a las deudas que por muchos millones de dólares Nacif metió ilegalmente a la monstruosa panza del Fobaproa y también hay que aclarar los vínculos de Kamel Nacif con la pareja presidencial que tanto lo ha apapachado en público; ahora resulta que el empresario generoso -y uno de los grandes apostadores en Las Vegas- siempre ha sido muy obsequioso con el poder y podría ser uno de los principales patronos de Vamos México -la extraña fundación de la señora Marta- además de sus costosos regalos a los gobernantes en turno. Por cierto ¿eran "dos bellísimas botellas de cognac" o se trataba de una clave para encubrir dos millones de pesos, de dólares o lo que sería peor, dos niñas?

A propósito vuelve a acertar Lydia Cacho cuando asegura que el único saldo positivo de tanta vileza sería retomar las denuncias que plantea en su libro Los demonios del Edén y llegar hasta sus últimas consecuencias en las investigaciones sobre este y otros "paraísos sexuales infantiles" como Acapulco, Vallarta, Guadalajara y el propio Cancún. Una degradación ignominiosa para este país.

Vale la pena insistir en que, a causa de estas denuncias, Lydia Cacho está formalmente presa aunque libre bajo fianza. No hay que olvidar pues que la exigencia por su libertad plena es lo menos que podemos hacer por esta formidable luchadora social que -aun sin querer- se ha convertido en una auténtica heroína civil con esta imborrable lección de valor periodístico y personal.

Mientras tanto, hay otros que ya están pagando sus culpas aunque no terminen de expiar sus pecados. Por el contrario, sin el menor rubor los siguen cometiendo, como si la intención fuera convencernos de que no podemos regresar a ese pasado cavernario. Acaba de ocurrir en Monterrey donde el gobierno mandó maquinaria para levantar el adoquín y obligar a un rodeo de dos kilómetros a los más de diez mil que de cualquier forma fueron al mitin de López Obrador al día siguiente en la Macro Plaza.

Parece increíble que un gobernador como González Parás se sume a la caterva de Arturo Montiel, Ulises Ruiz, Mario Marín y otros gobers Priciosos que están refundiendo a su partido. Qué lástima.

2 comentarios:

Luis Ricardo dijo...

QUE PASÓ, MI GÓBER, INVÍTENOS A LA MARCHA DEL DOMINGO. 11 HORAS. DEL GALLITO AL ZÓCALO

ColimensePrecioso dijo...

La cancion favorita del "Gober Precioso" ha de ser "que se mueran los feos!"

Counters
Internet Access Provider