miércoles, junio 20, 2007

Un grupo de artistas e intelectuales que apoyan a Lydia Cacho hicieron público su apoyo y más allá: pidieron a la SCJN justicia.

A MINISTRAS Y MINISTROS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA

La denuncia presentada en 2003 por un grupo de niñas y niños abusados sexualmente por Jean Succar Kuri en Cancún desencadenó una larga secuela de infamias que aún no termina. Es un caso que exhibe la dificultad que existe en México para llevar ante los tribunales a autoridades y hombres de poder vinculados con actos criminales.

Los Hechos

No fue fácil para las víctimas atreverse a denunciar a su victimario, un hombre de riqueza e influencias. La respuesta de las autoridades a este acto de valor civil fue un intento de extorsión al criminal, y de negligencia al dejarlo escapar. Gracias a la movilización de las propias víctimas ante la INTERPOL, Succar Kuri fue detenido en Estados Unidos, pero su extradición se congeló debido al escaso interés de la PGR para acreditar el delito ante las autoridades norteamericanas. Pruebas y testimonios que documentaban los crímenes del pederasta, algunas de ellas irremplazables, desaparecieron de los expedientes. El tráfico de influencias aletargó el proceso.

Gracias a la publicación del libro Los Demonio del Edén, de la periodista Lydia Cacho, y la difusión que recibió el caso, la PGR finalmente agilizó los trámites de extradición. Pero la red de poderosos que protegen a Succar castigó duramente a la periodista por atreverse a exhibirlos. El empresario Kamel Nacif negoció con el gobernador de Puebla Mario Marín la aplicación tortuosa de la justicia para castigar a Lydia Cacho, como lo atestiguan varias pruebas, además de las famosas grabaciones dadas a conocer el 14 de febrero de 2006.

Al igual que las niñas abusadas por Succar, Lydia Cacho recurrió a la ley (PGR) para denunciar a sus victimarios por abuso de autoridad, tortura e intento de violación. Cacho decidió combatir a sus verdugos en los tribunales, justamente el terreno que ellos habían escogido para torturarla. Era una estrategia arriesgada, pero surgió de la convicción de que la democratización del país podría dar cabida al caso de una ciudadana vs un gobernador y una procuradora.

La respuesta en su contra ha sido implacable. El sistema judicial ha puesto en operación una gran cantidad de recursos y subterfugios para castigar su atrevimiento: la desaparición de pruebas, incluida la computadora de la CNDH en que estaban testimonios de testigos claves, el amedrentamiento de testigos, la repetición ad nauseum de interrogatorios para desgastar a la denunciante, el atentado perpetrado en la camioneta de PGR en que viaja la periodista; la campaña de descalificación de parte del gobierno poblano contra Cacho, gracias al acceso ilegal de materiales en poder de la fiscalía; el tortuguismo malintencionado de ministerios públicos y jueces. Los dos casos, el del pederasta Succar Kuri y el de Cacho vs Marín se entrelazaron irremediablemente. A lo largo de este proceso las autoridades poblanas han utilizado a los tribunales como si fuesen una extensión del aparato estatal, y no el espacio público para atender la queja de una o un ciudadano.

A cada violación y abuso, la defensa de Lydia Cacho ha respondido con una respuesta puntual en tribunales, denunciando irregularidades y abusos. El resultado de cada gestión legal invariablemente ha desencadenado mayor desgaste y más duras represalias contra ella.

Consideración

El caso entre Lydia Cacho y el gobierno de Puebla ha llegado por segunda vez a la Suprema Corte, gracias al llamado responsable de la Cámara de Diputados y el Senado de la República. El tema es fundamental para el país. Se está juzgando mucho más que una violación a los Derechos Humanos de una periodista que dio voz y protege a niños y niñas abusadas. Lo que está en juego es saber, de una vez por todas, si las y los mexicanos comunes tenemos alguna posibilidad de que el Estado nos proteja de los criminales que se alían con servidores públicos, esos que desde el poder ejecutivo y el judicial utilizan el Sistema de Justicia Penal para proteger redes criminales de todo tipo, incluyendo redes de pornografía infantil y corrupción de menores. Porque las autoridades poblanas involucradas no necesitaron participar en acto de pederastia para convertirse en cómplices, bastó llevar a cabo una concertación antijurídica para enviar el mensaje público: se protegen los derechos de victimarios y se castiga a las víctimas y a periodistas que se atrevan a revelar los hechos verdaderos comprobables.

Exhortamos a Ministras y Ministros de la Suprema Corte a devolver a las y los ciudadanos mexicanos nuestro derecho a confiar en los tribunales. Hasta ahora las repercusiones sufridas por las víctimas de Succar y la persecución en contra de Lydia Cacho, parecerían dar la razón a ocho de cada diez mexicanos, que consideran inútil denunciar un delito porque las instituciones del Estado no les darán protección. Si las autoridades poblanas son eximidas de su responsabilidad, si no se reconoce la evidente existencia de redes de pornografía, abuso y Trata de menores en México, será muy difícil que algún otro ciudadano o ciudadana se atreva a desafiar en un tribunal a hombres que utilizando el poder público corrompen a la sociedad y fortalecen la criminalidad en México.

Si deciden firmarlo, sólo tienen que mandar su nombre completo diciendo que quieren hacerlo directo a este mail: bricog3@gmail.com y OJO mandarlo antes de las 12 horas de México porque la información necesita procesarse y mandarse a los periódicos.

http://weblogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle3463.html

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿No se da baños de pureza Alejandro Porkyndragón? "Sacaron sus trapitos al sol" de cómo su mayate Paredes lo chayoteaba sabroso, por eso está que brinca para que el primo de Paredes, Ruiz Esparza, obtenga la candidatura a la alcaldía.


http://www.laquintacolumna.com.mx/2007/junio/politica/pol_200607_hec_mondragon_paredes.html

Luis Paredes pagó una millonada a Mondragón

En cinco meses el periodista ganó más de 3 millones de pesos

Héctor Hugo Cruz Salazar / César de la Cruz Hernández

Primera parte





Los pagos por más de tres millones de pesos que recibió el periodista Alejandro Mondragón Quintero durante los últimos cinco meses de la gestión del ex alcalde panista Luis Paredes Moctezuma son parte de las investigaciones que realiza el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del estado al ex munícipe por su última cuenta pública, al ser calificados como pagos en exceso y sin justificación de por medio.

fria dijo...

Espero que ese atrazo del dictamen de la SCJN, no sea una forma de atormentar mas a los poblanos y no poblanos que vivimos acá, viendo como el gober precioso y su jauria, se "cagan" de miedo.

O que no sea una forma de hacer realidad de los vaticinios que algún participante ya hizo de esa alianza del PRIAN.

Ademas veo q la seudoprocuradora "chilla" y lame lo que se tenga que lamer; cree (supongo...) que ir a los tribunales de la SCJN, la eximirá del castigo bien podría aplicarsele. Dice -esto si es tortura sicologica- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

Ahhh y otra cosa, el diputado chidiac, de forma burda dice: al pan lo hemos apoyado en todo y no hemos pedido nada a cambio"; será esto, viso de algo; tal ves ya anunciado...

fria
Salud

Anónimo dijo...

******************************
PRENSA INTERNACIONAL
******************************
El diario MÁS LEIDO en español, "El País", se hace eco de la que puede ser una sentencia que de inicio al fin de la impunidad de los poderosos en México:
-------------------------------

Miles de voces piden justicia contra el abuso
Intelectuales de México y EE UU se movilizan contra el gobernador de Puebla, acusado por la periodista Lydia Cacho de complicidad con una red de pornografía infantil
FRANCESC RELEA - México - 22/06/2007


Más de 2.000 artistas, intelectuales, periodistas y activistas de México y Estados Unidos han iniciado una campaña para pedir el juicio político contra el gobernador del Estado de Puebla, Mario Marín, acusado de violaciones graves de las garantías de la escritora y periodista Lydia Cacho, y de complicidad con una red de pornografía infantil y corrupción de menores, que involucra a empresarios y políticos poderosos. Los diarios mexicanos publicaron ayer un manifiesto firmado por una larga lista de nombres conocidos, en vísperas de que la Corte Suprema mexicana empiece a discutir sobre el caso y el futuro del gobernador Marín.

Bajo el título Había una vez un pederasta que estaba protegido por sus muy poderosos amigos, la carta lleva la firma, entre otros, de los cineastas Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñarritu, Guillermo del Toro, Luis Mandoki, Carlos Reygadas, Milos Forman y Gus Van Sant; los actores Salma Hayek, Gael García Bernal, Diego Luna, Pedro Armendáriz, Sean Penn, Debra Winger, Julianne Moore, Naomi Watts, Demi Moore, Susan Sarandon y Bridget Fonda; y los escritores Noam Chomsky, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Ángeles Mastretta y Jordi Soler.

El documento reclama mucho más que justicia para la periodista que dio voz y protege a niños y niñas abusadas. Los firmantes declaran que "lo que está en juego es saber, de una vez por todas, si las y los mexicanos comunes tenemos alguna posibilidad de que el Estado nos proteja de los criminales que se alían con servidores públicos, esos que desde el poder ejecutivo y el judicial utilizan el sistema de justicia penal para proteger redes criminales de todo tipo, incluyendo redes de pornografía infantil y corrupción de menores".

Lydia Cacho, Premio Nacional de Periodismo 2002 y directora de un centro de atención a mujeres víctimas de violencia en Cancún, publicó el libro Los demonios del Edén (Grijalbo 2005), donde documenta la explotación sexual de menores, el lavado de dinero y el enriquecimiento ilícito de hoteleros y empresarios corruptos en Cancún, uno de los principales polos turísticos de México.

Al frente de la red delictiva estaba Succar Kuri, próspero hotelero de origen libanés que fue detenido en Estados Unidos y posteriormente extraditado a México. Su compinche Kamel Nacif, conocido como el rey de la mezclilla en Puebla por ser dueño de fábricas textiles, tenía amistades influyentes en este Estado, empezando por el gobernador Marín, caudillo del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Con la connivencia de fiscales y jueces el mandamás poblano movió los hilos para lograr la detención de Lydia Cacho en diciembre de 2005 en Cancún, desde donde fue trasladada por tierra hasta Puebla.

La periodista estuvo prácticamente desaparecida durante 20 horas. En su destino le aguardaba la cárcel y una denuncia de Kamel Nacif por difamación. La calaña del empresario textil y su cómplice, el gobernador, quedó en evidencia en unas conversaciones telefónicas entre ambos que difundió el diario La Jornada. Aquellos diálogos revelaban algo más que el estilo barriobajero de los contertulios, demostraban que Marín estuvo detrás del acoso policial y judicial contra la periodista.

Lydia Cacho se había atrevido a denunciar en su libro al pederasta Succar Kuri gracias al testimonio de dos de sus víctimas, dos niñas que estuvieron refugiadas en el centro que dirige la periodista. Luego continuó su batalla contra los abusadores ante los tribunales. "La respuesta en su contra ha sido implacable", relata el comunicado firmado por los 2.000 intelectuales. "El sistema judicial ha puesto en operación una gran cantidad de recursos y subterfugios para castigar su atrevimiento: la desaparición de pruebas, incluida la computadora de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en que estaban testimonios de testigos clave, el amedrentamiento de testigos, la repetición ad nauseum de interrogatorios para desgastar a la denunciante, el atentado perpetrado en la camioneta de PGR Fiscalía] en la que viaja la periodista; la campaña de descalificación por parte del Gobierno poblano contra Cacho, gracias al acceso ilegal de materiales en poder de la Fiscalía; el tortuguismo malintencionado de ministerios públicos y jueces", continúa el documento.

Alfonso Cuarón, productor de El laberinto del fauno, dijo el lunes en la presentación del comunicado que el caso de Lydia Cacho "es una metáfora de lo que ha sido la justicia en México". El cineasta rindió homenaje "al heroísmo de los niños y niñas" que se atrevieron a denunciar los abusos.

Luis Mandoki, director de Voces inocentes, recordó que Lydia Cacho "lleva dos años amenazada de muerte", lo que obliga a la periodista a desplazarse con custodia policial.

Los firmantes de la carta exhortan a los integrantes de la Corte Suprema a devolver a las y los ciudadanos mexicanos su derecho a confiar en los tribunales. "Hasta ahora las repercusiones sufridas por las víctimas de Succar y la persecución en contra de Lydia Cacho, parecerían dar la razón a ocho de cada diez mexicanos, que consideran inútil denunciar un delito porque las instituciones del Estado no les darán protección. Si las autoridades poblanas son eximidas de su responsabilidad, si no se reconoce la evidente existencia de redes de pornografía, abuso y trata de menores en México, será muy difícil que algún otro ciudadano o ciudadana se atreva a desafiar en un tribunal a hombres que utilizando el poder público corrompen a la sociedad y fortalecen la criminalidad en México", concluye el documento. Los magistrados de la Corte Suprema tienen la palabra.

*************************
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Miles/voces/piden/justicia/abuso/elpepuint/20070622elpepuint_1/Tes
**************************

! Fuera Marín ! dijo...

ji ji jiji...

Otro buen fin de semana pa la moquitos Villeda (a de estar con sus moquitos, como cuando estaba en la Facultad de Derecho de la BUAP); la juez Rosa Celia, dandoselas de virtuosa, ya también le demostaron que miente, hija de su...., y que decir del viejito cara de ciruela de Pacheco (como se le asentuaron las arrugas en estos últimos meses, la verdad, de verlo me dió lástima), pobre Don Memo, después de tanta chamacona que compartió con el otro viejito corrupto de Manuel Bartlet, pues hoy con tanta bronca, ya ni visita ni acompaña a los amigos a los table´s. ¿Los judas que fueron a Cancún? sólo los ví una vez, hace meses, y es que como los reubicaron a Siberia (perdón, a la Sierra) pues no se como anden, pero eso si, siendo los únicos que cumplián ordenes directas del gober, los van a agarrar como los más pendejos (están en el último escalón de implicados), a estos pobres chivos expiatorios son a los que les van a dar más años en la cárcel... pobres pendejos.

Y por último, lo mejor... el mismísimo Gober CORRUPTO de Marío Marín Torres... que buen fin de semana va a pasar el wey, con una esposa que esta llora que llora por los rincones (es lo bueno de las esposas, cuando van con las "amigas", sueltan la lengua re-bonito), con unos hijos que ya lo empiezan a ver feo (ya están abriendo los ojitos de gárgola), ya ni les hace mella en la escuela eso de "hola preciositos"... y el wey del momento de Ricardo Velázquez, que le sigue dicienndo, "no pasa nada, mi gober precioso", y sobre todo, el más pendejo de todos, el poco-sesos Meneses, haaaaaaa inche Marín, por que lo hiciste compadre, él fue quién verdaderamente te undió en esta chingadera de negar las cosas, y ya vez, miralo, ahi esta con su cara de idiota diciendo que todo va a favorcer a su gober precioso, ... pobre pendejo.

En fin, va a ser un fin de semana laaaaaaargooooooo y emotivo pa todos.

Counters
Internet Access Provider